¡Bienvenido seas, año nuevo!

Un nuevo año inicia el día de hoy y los propósitos y buenos deseos siempre vienen con él. Es un año nuevo, al que muchos les gusta llamar “un libro nuevo”, pero este, ni es nuevo, ni viene con páginas en blanco. Ya tienes un libro y ya tiene las páginas gastadas y solo quedan algunas. Hay que aceptarlo. Lo importante es, qué hacer ahora y cómo usar las  preciadas páginas que le quedan.

Lo importante, como en todos los inicios es hacerlo bien, ¿no? Pero luego la pregunta recuerrente es ¿cómo? Los hechos del año anterior aún están recientes y habrá, de momento y por la euforia de un nuevo año, cosas que quieres hacer mejor, cosas que quieres hacer más, mejorar en x o y aspecto, cosas que quieres hacer menos o evitar totalmente. Todo eso es impresionane. Bien (aplausos). Nuestros propósitos son más o menos así: bajar de peso, leer, hacer ejercicio, comer sano, viajar, encontrar el amor, seguido de un enorme etcétera.

Tienes propósitos y objetivos, vas bien, pero muchas veces nuestros propósitos son un tanto surrealistas. Seamos sinceros: si llevas 2 años proponiéndote bajar 10 kilogramos y solo has subido 5, no es como que este año vayas a bajar 20. O si dices que vas a leer x número de libros pero cuando tomas un libro entre tus manos lo primero que te viene es sueño o el repentino recuerdo de otra cosa más importante que hacer, no es como si este año vayas a leer dos.  Y conforme pasan los años, a veces, te das cuenta que no importa cuantos propósitos te hagas y cuantos cumplas, aunque te hagas muchos y los cumplas todos, muchas veces, aún después de todo ese logro, se sigue sintiendo como si fueran simples cosas que no te llevan a más, a trascender, a … algún lugar en tu interior. Sí, está muy bien salir a correr todos los días y sí, está divino dejar de comer chunches y sí, esta hermoso encontrar el amor y sí, está bien que ahora quieras ser vegano, vegetariano y demás, porque crees que es más sano. Está bien. Pero luego, ¿qué? ¿Eso te vuelve mejor por dentro? ¿Te hace mejorar como persona? Claro que todos los propósitos ayudan, de alguna forma, ayudan y sí, no hay peor lucha que la que no se hace, pero hay que hacer mejores cosas para librar luchas que nos hagan crecer en otros aspectos.

Es por eso que hoy les comprarto esto que encontré por la web en mi primera incursión del año. Este video de alguna forma, podría ser más útil que pagar las mensualidades del gimnasio. Esperando que, para aquellos que se sienten ávidos por encotnrar ese “algo más”, esta plática les sea tan inspiracional como lo fué para mí.

 

Que tengan un hermoso inicio de año.

Anuncios

Autor: María Pérez

Cuando era niña alguna vez soñé con convertirme en una gran escritora y fotógrafa. Actualmente soy ingeniera civil pero sigo insistiendo en mi futuro humanista. Tengo muchas historias, pero todas pasan en mi cabeza. Ahora trato de dar el siguiente paso y comenzar a compartirlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s