10) Los fantasmas de las Navidades pasadas.

Odiaba la fecha. Todo sobre ella le parecía tedioso y falso y no soportaba las falsedades. Los malos recuerdos sobre esas fechas se atiborraban en su memoria como piezas de dominó colisionando. Desde su infancia hasta que alcanzó a ser un adulto joven no podía recordar una sola Nochebuena o Navidad feliz o, como mínimo, no tan miserable.  Leer más “10) Los fantasmas de las Navidades pasadas.”

9) Karma.

Cuando iba en la primaria tenía una compañera que era amante de los animales. En el sentido más literal de la frase. Si veía un cachorro por la calle, lo recogía, convencía a su mamá de tener en casa unos días y posteriormente era entregado a una familia. Por aquel entonces, ella quería ser veterinaria.

Cuando cursábamos el cuarto año de primaria, un día llegó una hora tarde, entró llorando al salón y llevaba el uniforme de deportes. Resultó que aquella mañana, uno de sus perros había salido corriendo de casa y un camión lo atropelló. Ella lloro desconsolada por horas en la calle, con el uniforme de diario puesto, al lado de aquel cadáver. Leer más “9) Karma.”

8) Nuño.

Era una suerte que a nadie se lo hubiera ocurrido cancelar su vuelo por causa del clima. Al parecer iba a empeorar. A pesar del frío, tenía calor en el cuerpo. Hizo todo el circo para ingresar al país y cuando al fin había pasado todos los controles, salió a la calle y tomó un taxi. Leer más “8) Nuño.”

7) ¡Corre!

Punzadas agonizantes en el cuerpo. Un sonido sordo, que le taladraba el cerebro, no se detenía. La sensación de haberse perdido de algo era abrumador. Trataba de abrir los ojos, pero no sabía si lo estaba haciendo mal o simplemente había quedado ciego. ¿Por qué estaba el suelo tan cálido? ¿A caso era su cama? No, no era tan suave para ser su cama, pero sentía unas ganas inmensas de dormir ahí mismo. Leer más “7) ¡Corre!”

6) Adela

Aquel día había sido de esos en los que es preferible no salir de la cama hasta que el sol aparezca de nuevo por el mismo lugar, pero igualmente se levantó e hizo todas sus actividades, con más pena que gloria, por lo que al llegar el final del día, estaba mas que desesperada por llegar a casa, ponerse cómoda, tomar algo caliente e ir a la cama. Pero cuando abrió la puerta de su casa y vio la nota, ahí, casi inadvertida, el corazón se le detuvo un segundo que pareció una vida. Leer más “6) Adela”

5) Pesadillas reales

Era octubre 3 del año 2012. No tenía más de un mes de haber empezado en ese trabajo y  desconocía totalmente lo que implicaba estar ahí. Había también muchas cosas impredecibles, como que un día mi jornada terminara a las seis de la tarde y al otro, lo hiciera a las once de la noche. Un día tenía ciertas responsabilidades y al otro había nuevas: “decidimos que tú te encargarás de hacerlo” era todo lo que escuchaba. Muchas veces lo tomé personal y tal vez no estaba del todo equivocada porque bromeaban con que mi novatada era eterna. Leer más “5) Pesadillas reales”

4) El mundo terminó cambiando solo para mí

Cuando era estudiante de preparatoria me uní a un grupo escolar con una sola idea en la cabeza: contribuir a la sociedad. Secretamente, solo quería hacer la diferencia, hacer algo por el mundo, dejar de ser un pasivo en la vida. En fin, terminé uniéndome al grupo de misiones. Leer más “4) El mundo terminó cambiando solo para mí”