LIBRE Y A LA DERIVA

Un consejo: si no pueden dejar de pensar mientras deberían estar durmiendo, nunca intenten dormir.

Siempre me parece que las noches tienen algo mágico. No importa qué, siempre es la hora de las grandes ideas o, al menos lo es para mi mente. Cuando llega la hora de dormir, mi cerebro y, supongo que mi conciencia también,comienzan a hablar, a reír, a hacer listados de lo que no hice hoy pero que si deberé hacer mañana. Podría escribir grandes historias, cuentos, chistes, confesiones amorosas, emprender viajes, estudiar, hacer ejercicio, vamos, de todo. Pero es mi físico el que decide caer en descanso, lo que me deja en un estado de “inconsciencia consciente” .

Durante el día, supongo que por el ruido del mundo, sólo escucho ese sonido que hacen los televisores cuando no encuentran señal, “bruma” le llamo; pero durante la noche, cuando todo se calla, cuando todos duermen, cuando no hay más ruido que el de la noche misma, ahí es cuando comienza a transmitir, en HD, mi “televisor”.

Esa canción que llevó todo el día tratando de recordar, de repente me la se de memoria; las palabras que quise decir en ese momento, salen con la facilidad con la que no salieron antes. Ahora recuerdo qué era eso tan importante que debía hacer hoy (demasiado tarde, claro está). Al parecer debería vivir siempre de noche, todo es más callado y eso me permite escuchar, escucharme.

Después de dialogar conmigo misma por unas horas, los ojos comienzan a cerrarse y me digo a mi misma que debería intentar dormir. Bueno, un consejo: si no pueden dejar de pensar mientras deberían estar durmiendo, nunca intenten dormir. Sólo obtendrán el resultado contrario a lo que quieren como por 10 veces. Lo que hago ahora es dejar esa t.v. mía encendida y escucho lo que hay que escuchar, hasta donde puedo escuchar. Lo demás se vuelven sueños que pocas veces puedo recordar.

Cuando dejas a tu mente libre por las noches, ¿a dónde va?

¿Cómo son las cosas ahora?

Cuando creces y dejas de ser un infante/adolescente, te das cuenta sobre todas las cosas que creíste que nunca cambiarían y que ahora ya no son iguales ni por error. Por ejemplo: si vives en la oficina/universidad, puede ser que algo de esto te suene familiar.

Leer más “¿Cómo son las cosas ahora?”

Mueres a los 25, y ¿luego?

Te entierran a los 70! Es una declaración que, de primera parece extraña, pero que si lo piensas bien y detenidamente, es demasiado real, tanto así que duele.

Los 25 es una edad importante, ya que el muy renombrado cuarto de siglo te da todas las oportunidades y deja miles de puertas abiertas; ya sea de cambiar, mejorar, tomar otros caminos, mejorar los hechos, comenzar a sembrar consciente de qué estas haciendo, etcétera y de igual manera, también te puede dar el portazo en la cara y hacerte olvidar todas esas esperanzas y anhelos que tenias cuando más joven (si, escribí: más joven). Leer más “Mueres a los 25, y ¿luego?”

Las reglas de los hombres

Hace poco encontré este interesante punto de vista y… lamento informarles que cierto. Si no les parece que lo sea, por favor alguien con pruebas desmientalo. Siempre escuchamos “las reglas”desde el punto de vista femenino. Aquí van “las reglas”desde el punto de vista masculino. Leer más “Las reglas de los hombres”

Autopistas o Ciudades habitables, ¿qué eliges?

Les comparto este link: Autopistas o Ciudades habitables, ¿qué eliges?

En un mundo donde la modernidad es una “necesidad” encontramos que hay ciudades y sociedades, que han optado por regresar a lo que la naturaleza les proporcionó de inicio. Quitar autopistas o calles que cerraban ríos o viciaban el paisaje ha resultado benéfico para estas ciudades y sus habitantes no han tenido problemas en adaptarse a estos cambios, muy por el contrario han encontrado y aprovechado todos los beneficios que esta nueva modernidad les proporciona; y en México, ¿cuándo podremos tener algo así?

Personalmente creo que nos ahorraríamos todas esas inundaciones, deslaves y demás desastres si le diéramos a la naturaleza otra oportunidad, de ser ella misma y si nosotros aprendiéramos a respetar, coexistir y cuidar de esa naturaleza, seríamos muy afortunados y podríamos asegurarnos una calidad de vida mejor, ahora y en el futuro.

Soy Miedo.

Es uno de esos días en que comienzas a repasar el tiempo en pasado, en que de nueva cuenta haces el conteo de todos los “si hubiera…”, de esos días en que todo te sabe a fracaso, decepción, incertidumbre, duda, miedo… Miedo, que fue lo que te trajo a este punto en primer lugar. Miedo que es lo que te hace detener tus pasos y cambiar el rumbo, voltear la mirada y ver lo que te conviene y no lo que en realidad pasa, salir corriendo de un lugar o situación o personas, incluso aunque el quedarte pudiera significar algo bueno; que te hace ver la realidad distorsionada, que te hace hacer las tonterías más grandes que jamás pensaste que harías… Miedo, que hace que te des cuenta de todo eso cuando la oportunidad, la persona, la situación,… Todo, se ha ido para no volver nunca más. Miedo, que a algunos impulsa hacia a delante para probarse a sí mismos y que a ti te detiene de tajo porque no sabes dominarle, porque tener miedo es para ti lo mismo que una luz roja que te dice “ALTO, quédate ahí”. Leer más “Soy Miedo.”

“Todos hablan d…

“Todos hablan de amor, pero ninguno sabe realmente de lo que hablan”

Rous